Generalidades

Construcción Naval

En la actualidad, la industria marítima requiere  buques de mayor tamaño y resistencia con la finalidad de responder a la demanda de intercambio comercial en la transportación de cargas. Los complejos buques mercantes, de pasajeros y de guerra están formados por toneladas de acero y aluminio más una gran diversidad de materiales que abarca desde los más comunes a los más exóticos. Un solo buque puede encerrar centenares, e incluso millares, de kilómetros de conductos y cables, y estar dotado de las más avanzadas centrales eléctricas y los equipos electrónicos más refinados disponibles en la actualidad. Deben construirse y mantenerse de forma que soporten las condiciones ambientales más hostiles y estar al mismo tiempo dotados de todo el confort y la seguridad necesarios para la tripulación y el pasajero, así como del grado de fiabilidad preciso para llevar a cabo sus misiones. 

La construcción y reparación de buques se encuentra entre las actividades industriales más peligrosas del mundo. Aunque los materiales, las normas, reglas,  métodos de construcción, herramientas, calificación del personal y los equipos se han adecuado tecnológica y sistemáticamente con el paso del tiempo y han contribuido a mejorar de manera sustancial las condiciones de trabajo en los astilleros, aún se producen, lamentablemente, lesiones graves e incluso mortales entre los trabajadores del sector. Adicionalmente, muchas de las tareas y condiciones asociadas con las operaciones de construcción, botadura, mantenimiento y reparación de buques siguen siendo en la actualidad básicamente iguales que cuando se colocó la primera quilla hace miles de años.

De la misma manera, siguen ocurriendo accidentes de magnitudes importantes como consecuencia de problemas y daños a los buques. Estos relacionados también con el material, la tecnología empleada, el cumplimiento de las normas, defectos de los equipos, errores humanos relativos al diseño de nuevas construcciones y la carencia de los enfoques acertados según el medio marino al que se expone un buque una vez entra en servicio.

Como mecanismos de prevención y minimización de los riesgos inherentes a la dinámica de la navegación, operación, carga y transportación de los buques la comunidad internacional asumió una función normativa importante. En este contexto se encuentran las resoluciones emitidas por la Organización Marítima Internacional OMI, que conforman el basamento legal, enmarcado en la importancia de la seguridad en la construcción de los buques, la vida humana y la protección del medio ambiente marino, obligando y regulando el estudio sistemático de todos los aspectos que participan en la arquitectura naval que permitan garantizar este propósito.

La aplicabilidad codujo a la implementación de reglamentos y disposiciones, de carácter obligatorio para todos los países que suscriben el basamento legal de la OMI, que coadyuven al establecimiento de estándares para la fortaleza estructural del casco de los buques y sus agregados, la idoneidad de los sistemas de dirección y propulsión, generación de energía y aquellos otros elementos y sistemas auxiliares que han sido diseñados y/o construidos en la nave para ayudar a su operación. Estos estándares no son más que las reglas a ser cumplidas para el diseño, construcción y las operaciones durante toda la vida útil de un buque y sus equipos complementarios. Sus cumplimientos conllevan al reconocimiento y certificación de que la estructura, las máquinas y el equipo son idóneos para el servicio al que está destinado el buque.

Siendo una necesidad el desarrollo de estas reglas, que respondan a la naturaleza, contexto y necesidades de cada área y uso y, que cumplan con el propósito ya nombrado que no es otro que la seguridad de los buques, la vida humana y la protección del medio marino. 

En consecuencia, para Caribbean Boreau Register, C.A, es importante el desarrollo e implementación de reglas cuyos medios de Investigación garanticen la actualización adecuada y pertinente, que den cumplimiento a las prescripciones emanadas del marco legal y regulatorio nacional e internacional y que enmarquen el diseño de proyectos, la construcción y las operaciones de un buque y sus sistemas técnicos esenciales. Todo ello con la finalidad de emitir los reconocimientos y certificaciones correspondientes, siendo iníciales, anuales, intermedios, periódicos, de renovación, adicionales entre otros mandatorios.